sábado, 2 de enero de 2010

Tarde fria de invierno


Era una tarde fría de invierno, la casa en realidad era un desastre, los platos del desayuno aun se encontraban en el fregadero, el resto de ropa sucia la esperaba a un costado de la lavadora y la cena aun no estaba lista. Francisco, no tardaría en llegar de su trabajo, pero Natalia se negaba a salir de las sabanas.

Dieron las 6:00 p.m. y Francisco llego, esperaba una rica cena y la casa hecha, pero al abrir la puerta encontró todo lo contrario y a Natalia a un recostada entre sabanas. Le pregunto si sentía algún malestar y ella lo negó, le pregunto el motivo de su estancia en la cama y ella respondió secamente que tenia frío y no pensaba salir de ella; Francisco se sentó a su lado y la observo a los ojos, ella lo miraba fijamente mientras le coqueteaba, Francisco le acaricio la cabeza y ella se recostó en su mano, a si se quedaron por unos minutos en silencio, después de un rato, él suspiro y le pregunto si estaba segura de que no saldría de la cama, ella respondió que no saldria, pues el frió era tremendo para dejar esa deliciosa cama, Francisco nuevamente suspiro, se acerco al oído de Natalia y le dijo, casi en susurro: “te lo ganaste a pulso, mi vida”, ella no entendió el significado de la frase al momento, pero no tuvo tiempo de reflexionarla pues de inmediato, Francisco le quito las sabanas y la coloco boca abajo y una serie de azotes comenzaron a caer sobre las nalgas de Natalia, ella apenas y entendía lo que pasaba, a cada golpe salía una queja de su boca, se movía constantemente, pero Francisco era mas fuerte que ella y le impedía esos movimientos, después de varios azotes, la levanto y le pido bajarse el pijama, ella se negó, Francisco la jalo del brazo y le bajo el pijama y sus pantaletas, ella intento impedirlo pero una fuerte nalgada le impido hacerlo, la recostó en sus rodillas y nuevamente otra serie de azotes cayeron sobre las nalgas de Natalia, ella intento taparse pero Francisco le tomo el brazo, entre cada nalgada la regañaba, diciéndole que él trabajaba todo el día para que ambos tuvieran comodidad y tranquilidad en sus vidas, que lo único que pedía era tener limpia y arreglada la casa y preparada la cena, pues él no comía nada en todo el día en la oficina; Natalia escuchaba con atención a Francisco, pero los azotes le dolían cada vez mas, ya sentía sus nalgas calientes, el frío se le había quitado!!!
Por fin Francisco la levanto y le dijo que ahora se pondría a realizar todo lo que no hizo por la mañana, comenzando por lavar los trastes. Natalia se quiso subir sus pantaletas y su pijama, pero Francisco le dijo que no, que realizaría sus tareas sin nada y si se tardaba o lo hacia mal, la azotaría pero ahora con el cinturón. Los ojos de Natalia se abrieron y una pequeña sonrisa broto de la boca de Francisco.

Se dirigieron a la cocina, Natalia comenzó a lavar los trastes, Francisco se paro a su lado, recargado en la estufa, mirando cuidadosamente como lo hacia, Natalia se sentía intimidada, temerosa… mientras lo hacia recordaba lo que había sucedido minutos antes, mientras lo recordaba sus labios sonreían, de repente un vaso se le callo, no se rompió, miro a Francisco y élp le señalo el vaso, lo levanto y nuevamente volvió a lavarlo, mientras lo hacia y sin esperarlo, Francisco le dio un azote con el cinturón, ella dio un pequeño grito a lo que Francisco dijo “ te lo dije”. Natalia termino con los trastes, ahora tenia que limpiar la casa, tomo la escoba y comenzó por barrer su habitación, después paso al cuarto de invitados, a la biblioteca, la sala, el comedor, y la canina, todo sucedió sin contratiempos.

Francisco le pido ir a tender la cama, ella se le quedo mirando pero no reacciono, a lo que el le dijo que no se lo repetiría por segunda ocasión, Natalia fue y tendió la cama, al terminar, Francisco le dijo: “Bien, ahora coloca esas dos almohadas e el centro de la cama”, Natalia lo hizo, ignoraba para que, Francisco la tomo del brazo y al recostó, Natalia entendió que sucedería después y le pido que no lo hiciera, pero él la ignoro. Le dijo que solo serian 10 azotes con el cinturón, pero que si se movía aumentarían; fue aquí donde Natalia se dio cuenta que hablaba en serio, comenzaron a caer los azotes..1..2..3..4… Natalia no resistió mas y se tapo, Francisco le dijo “dos mas”, y le quito las manos, nuevamente comenzaron a caer los azotes 5..6..7.. Francisco paro un momento, pues sonó el teléfono respondió y era una amiga de su esposa, la negó y le dijo que ella se comunicaría mas tarde, “Era Karla”, Natalia le pido parar, pues ya no aguantaba mas, francisco le pregunto ¿aun tienes frió?, ella negó con la cabeza, “vez, hemos encontrado una solución para que no tengas frió y hagas tus labores!, lo siento, no puedo parar el castigo”, 8..9..10..11…12 mientras los últimos azotes caían ella apretaba fuertemente el edredón.

Al finalizar, Francisco la mando al rincón, Natalia fue y se quedo ahí, mirando a la pared, él se le acerco y le dijo “Aquí te quedas mientras me baño, piensa lo que hiciste y lo que te ganaste, no te atrevas a moverte”. Mientras Francisco se bañaba, Natalia se sobaba sus nalgas, se vio en el espejo de la recamara y las vio rojas, le dolían y picaban, pero extrañamente le gustaba la sensación, Francisco salió de bañase, la vio en el rincón y le pido ir a la cocina a prepara algo de cenar, mientras se vestía.

Cuando Francisco llego al comedor, vio la cena servida, y a su esposa sentada, esperándolo, la cena estaba deliciosa, terminaron de cenar, vieron un rato la televisión y decidieron ir a dormir, pues en realidad fue una tarde larga para ambos.

Ambos estaban el la cama, las luces estaban apagas, Natalia abrazo a Francisco y le dijo: “Gracias, mi vida”, él le respondió “aun te falta la ropa, eso lo haremos mañana”, ambos se besaron….

5 comentarios:

paca dijo...

Estupendo relato, gracias.

saludos

daddyspanker dijo...

BONITO RELATO...ASI QUE EN PIJAMA...JE...SIGUE COMO VAS PEQUE...YA TE FALTA POCO...

Estefy dijo...

gracias paca!!

Estefy dijo...

=) gracias dady =)

Anónimo dijo...

Reading these kind of posts reminds me of just how technology truly is ever-present in this day and age, and I am fairly confident when I say that we have passed the point of no return in our relationship with technology.


I don't mean this in a bad way, of course! Societal concerns aside... I just hope that as memory becomes cheaper, the possibility of uploading our memories onto a digital medium becomes a true reality. It's one of the things I really wish I could encounter in my lifetime.


(Posted on Nintendo DS running [url=http://kwstar88.insanejournal.com/397.html]R4i SDHC[/url] DS SurfV3)