martes, 23 de febrero de 2016

Cronometro


Ya era tarde y aun faltaba pasar por el regalo, seguro el tráfico y la hora no ayudarían.

Ella salió del cuarto y él la siguió, al pasar a la sala la tomo de la mano haciéndola voltear.

-          Qué pasa?

+  Olvidas algo, ¿no?

La cara de confusión de ella le hizo comprender que en realidad lo había olvidado.

+ Ayer en la noche, no querías dormir porque querías  ver la película ¿cierto?

-  aaah ¡!!  Sii…

+ Quedamos en algo ¿lo recuerdas?

- …. Si ….

Recordó que el trato consintió en que verían la película con la condición de levantarse temprano y así poder realizar todo lo que tenían que hacer, si ella no se levantaba a tiempo él podría castigarla en el momento, lugar y hora que decidiera.

 + Solo quería que lo recordaras

Ella sintió un escalofrió en el estomago y asintió con la cabeza.  La verdad es que eso de levantarse temprano es algo que siempre se le complicaba en domingo; ella podría dormir a las 3 de la mañana en martes y levantarse a las 6am sin complicaciones, pero en domingo era muy difícil.

Subieron al auto, antes de que él comenzara a manejar le entrego una papelito que decía “el castigo será equivalente al número de minutos que lleguemos tarde”.

 +  Oye llámales y diles que llegamos tarde

-  Si!!

Él no estaba enfadado ni era grosero con ella;  ni ella con él, ambos sabían que el castigo se daría pero no era algo para arruinar el día.

Llegaron a la tienda de regalos  y comenzaron a ver lo que llevarían de obsequio, se tardaron poco más de de media hora en elegir algo;  cuando fueron a pagar se dieron cuenta que había una fila enorme de gente.

- Esto no me conviene !!!

+ jajaja no, no te conviene, pero ni modo

- Y si mejor cambiamos el trato

+  no!  Eso no pasara

-          Ñauuu!!!

Después de un largo rato fue su turno para pagar

·         Quieren que lo envolvamos?

-  No! Así está bien

+ Si, que lo envuelvan… total ya vamos tarde ¿Qué es un poco más?

- Ayy! si tu… nada más porque te conviene!

+ Jajajaja …

Envolvieron el regalo y continuaron su camino, como era de esperarse había bastante tráfico, ella suspiro al ver que los coches no avanzaban.

+ ya relájate, que aquí no te pasara nada

-  es que no avanzan ni un poquito

+  pues que hacemos?

-  Cambiemos el trato!

+ no!! ya te dije que eso no va a pasar

Después de un buen rato llegaron a su destino, bajaron del auto, entraron al restaurante y al ver a sus amigos se dirigieron a su mesa; se sentaron, él vio su reloj

+ Vaya, llegamos 48 minutos tarde!. Una disculpa

Sus amigos le dijeron que no pasaba nada, pero en realidad lo dijo para que ella supiera el tiempo del castigo; la reunión se dio con fluidez y armonía, era una celebración de cumpleaños. Termino la celebración, realizaron un par de cosas más hasta que dieron las siete de la noche así que se dispusieron a regresar a casa, solo que antes de llegar él decidió parar en una plaza que estaba frente a un parque.

Ella pregunto que iban a comprar, él respondió muy tranquilo que algunas cosas para la cena y para desayunar mañana; pero en lugar de entrar al supermercado salieron de la plaza

-Lo vamos a comprar afuera?

+ primero vamos al parque

- Pero ya es de noche

+  si, tu no te apures

Caminaron en dirección al parque, entraron y se sentaron en una banca; estuvieron abrazados un rato …

 + Saca tu celular y pon el cronometro

-  ¿para?

+ comenzaremos el castigo aquí, pero como no podemos tanto tiempo lo iremos espaciando

- pero!

+ Ya! Obedece ¡

Ella saco el celular y busco la aplicación del cronometro

+ Bueno, elige otk o recargada en la banca?

- Mejor en otro lado!

+  otk o parada?

-          Otk …

Ella se puso en posición,

+ Activa el cronometro y lo paras cuando te diga, porque si lo dejas correr empezamos de cero!

-   Ñauu ¡!!

Él le dio la primer nalgada, el sonido del los autos ayudaba a que no se escuchara demás.

+ Ponlo!

Ella así lo hizo.

Siguió castigándola, las nalgadas eran fuertes pero ella trataba de no gritar y de no meter las manos porque si lo hacía podía tocar por accidente el celular y desactivar el cronometro. Después de un rato le levanto el vestido y rompió sus medias, la continuo azotando y paro a los pocos minutos, luego la acaricio un poco para aminorar el dolor

+ Para el cronometro, ¿Qué tiempo marco?


- 16 minutos …

+ mira aun tenemos bastante tiempo… ahora quítate las medias y las pantaletas y me las entregas bien dobladitas

-     Qué?

+ te las quito yo… pero ya sabes cómo!

Ella se las quito, las doblo y se las dio; él guardo las pantaletas en la bolsa del pantalón y las medias se las regreso para que las guardara en su bolsa; regresaron a la plaza comercial y entraron en el supermercado a comprar lo necesario; el hecho de estar sin ropa interior le daba cierto nerviosismo.  Compraron lo necesario y regresaron a casa.

Justo al cerrar la puerta él le pidió dejar todo sobre la mesa.

+ Ponte en el rincón con las manos en la cabeza

-  Es que ….

-  Nada de pretextos…. Muévete ( dándole una sonora nalgada)

Ella se fue al rincón y asumió la posición que ya conocía con familiaridad; mientras él se lavaba las manos, regreso con el atomizador de ella. La tomo del brazo y la coloco en el brazo del sillón.

+ bueno faltan 32 minutos de castigo.

 - si (suspirando)

+ pondré mi cronometro y justo cuando den 32 minutos lo paras para detener el castigo

Ella solo asintió con la cabeza.

Él comenzó dándole nalgadas sobre el vestido, eran fuertes y sonoras, algunas hacían que ella levantara el pie y se quejara un poco; luego le levanto el vestido y continuo nalgueándola hasta que obtuvo un rojo uniforme, ella se movía y quejaba cada vez mas.

Él se detuvo.

+   Para el cronometro. ¿Cuánto va?

-  12 minutos

+ falta menos  ( se acerco a su oído y le susurro)  mejor no te quejes tanto que los vecinos nos van a escuchar

A continuación el roció su palma y las nalgas de ella con agua, eso hacía que las nalgadas sonaran más, el dolor también aumentaba. Pataleaba y apretaba con sus manos un cojín del sillón tratando de quejarse lo menos posible; de nuevo se detuvo

+ Para de nuevo el cronometro ¿Qué tiempo falta?

- faltan 8 minutos

+ En la última parte del castigo me vas ayudar, cada 20 segundos me dirás  “ya”, eso me indicara que es momento de darte un azote con el cané

- ¿Qué? ¡!!!

+ es eso o te doy constante con el cané… elige .. lo primero o lo segundo

- … lo primero …

+  entonces comencemos, quítame la corbata

Ella lo hizo y se la entrego, se coloco en posición.

+ Pon tus manos atrás

Cuando lo hizo le ato las manos con su corbata

+ Así no meterás las manos. Comencemos

Él le ayudo a poner el cronometro y justo cuando marco los 20 segundos...

-Ya !!!

Le dio el primer azote le dolió bastante y pataleo un poco, pero trataba de no perder la concentración … 40 segundos...

-  ya!!!!!!!!!!

Los azotes caían justo a la voz de ella, en ocasiones se pasaba por un par de segundos pero trataba de poner la mayor atención, ya solo faltaban 3 azotes …

+   Cuanto tiempo falta?

-   Un minuto

+ Perfecto ¡  ahora cada 15 segundos me dirás ya!

Ella iba a reclamar pero en la posición que se encontraba no le sería favorable, él se sentó en el sillón y la llamo para que se colocara en otk, rodeando su cintura con su brazo. Nuevamente él coloco el cronometro, 15 segundos
-   Ya!

Lanzo un quejido fuerte pues esperaba otro azote y lo que sintió fue un pellizco seguido de una nalgada

+ Vamos! No pierdas la concentración

Así fueron los últimos segundos del castigo, cuando concluyo la ayudo a incorporarse y  colocarse boca abajo en el sillón, le puso un poco de pomada para calmar un poco el dolor, la abrazo y beso en la frente.

+  Vemos una película?

-          Ñauu ¡!!

+  Anda y te hago palomitas

Vieron la película, acurrucados en el sillón; debes en cuando él le sobaba las nalgas y ella le besaba las manos.


 

1 comentario:

Scarok dijo...

como embelesa una mente siniestra, engulle tu imaginación y hace vibrar cada bello de tu cuerpo, fabuloso y excitante :D
Y divertido, muy divertido.